La casualidad no existe; sólo la ilusión de casualidad...

Un día de mitad de noviembre de mitad de los ochenta, el propietario de una tienda en América recibió el pedido con las decoraciones de Navidad. Halloween acababa de pasar y aún quedaban algunos restos de disfraces que no habían comprado. Sin saber muy bien que hacer, decidió que ambas festividades compartieran escaparate.

Casualmente (ah, no, que la casualidad no existe), un chico pasaba por allí. Tenía una beca para trabajar en los estudios Disney. El sueño de cualquier animador, pero no el suyo. Dibujar zorritos y perritos felices lo estaba volviendo loco. La verdad es que tenía fama de ser un poco raro...

Como decía, este chico pasó por allí y vió la escena... Su mente se llenó de ideas y escribió un poema. Al chico le gustaba Vicent Price y pensó que sería genial que él leyera el poema algún día. Aquel chaval se llamaba Timothy William Burton y el poema que escribió fue este.



Cuando unos años más tarde, el chico, lejos ya de Disney, consiguió fama dirigiendo a adultos con alma de niños y a otros adultos que jamás superaron que asesinaran a sus padres, el chico decidió hacer de su poema una película. Sin embargo, por cuestiones de burocracia, no podría firmar su película. Corria 1993.

En 1994 yo tenía 8 años; mi primo 5. Un día, llegó a mi casa con dos cintas: La película de los Power Rangers y una de dibujos animados. Pusimos la de dibujos. Cuando terminó mi madre dijo que aquello no era una película para niños. No volví a verla.

En 2003 yo buscaba mi sitio desesperadamente, cómo cualquier adolescente. Me conecté a internet. Alguien puso una imagen. Aquel dibujo... ¿De qué me sonaba aquel dibujo?

Verano de 2004... En lugar de ir a la autoescuela, tomé la tonta costumbre de ir a un ciber. Ya estaba leyendo las crónicas vampiricas, escribiendo fanfics, ya sabía que el "gen friki" había despertado. Alguien volvió a poner una imagen de aquella película.

Dos semanas más tarde, compraba Pesadilla antes de Navidad y Drácula de Bram Stoker.

Desde aquel verano, todos los 31 de Octubre, lloro con Jack. Porque a veces, renunciar a un sueño es necesario para conseguir algo mejor.



(Esta es sin lugar a dudas mi parte favorita de la película... la letra está aqui en inglés y aqui en español)

Comments (3)

On 1 de noviembre de 2009, 13:52 , Nisa Arce dijo...

En mi caso, el VHS nos lo dejó uno de mis primos. Mi hermano y yo vimos la película, yo aluciné. Mi madre también soltó eso de "esa película no es para niños", pero sí que volví a verla... Hasta el punto de que, cada año, el 23 de Diciembre, mi ritual es verla.

 
On 2 de noviembre de 2009, 22:04 , Sonia dijo...

Yo la conocí por un amigo que me dejó la banda sonora en inglés, un año antes de que se estrenase en España. Me apasionó tanto que se la encargué a un compañero de trabajo que se iba a Nueva York de congreso, y me trajo el CD. Luego estrenaron la peli en los cines y todo eso, y se convirtió en una de mis favoritas. Como pasa siempre que se oye primero en inglés, adoro (y me se de memoria) las canciones en el idioma original. Y mi parte favorita es la misma que la tuya, el Lamento de Jack... es simplemente gloriosa...

Cosas de ser vieja...

 
On 2 de noviembre de 2009, 22:14 , Lui Prince dijo...

Sonia... y unos huevos de pato francés eres tú vieja... así de claro

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...