¿Se os está haciendo el 2011 eterno? Porque a mi, sí.

Llevo unos días pensando en hacer una entrada de resumen… y es que joroba, puede que sea la entrada más fácil del siglo. Porque en el 2011 no me ha pasado nada. Después de muchos años en los que siempre tenía algo por lo que recordar el año, este año pasará a mi historia personal como un año congelado.

No he hecho nada y lo que he intentado hacer, ha fracasado. Me he amargado muchísimo, porque no tenía futuro y he mirado como los días se me escurrían, como las horas se esfumaban…
Lo bueno del hielo, es que si lo pones al sol se descongela. Y lo cierto es que ahora mismo tengo algunos rayos de sol en mi vida.

Es estúpido, pero de alguna forma pienso que el 2012 va a ser un año mejor (aunque cruzaré los dedos, porque como decía un profesor mío… todo es empeorable). Pero lo que sí tengo claro es que a menos que me toque la lotería en lo que queda del año (y considerando mi política de no jugar a juegos de azar lo veo casi imposible), es que quiero que el 2011 acabe…

Y luego… luego ya se verá… con trabajo, con ilusión, con una sonrisa… me esperan 366 días para ir descongelándome.
198/365 - Melting


Fuente de la fotografía:http://www.flickr.com/photos/aithom2/4832370951/
Enlaces a esta entrada
Enlaces a esta entrada

Nunca he creído demasiado en la suerte. Quizás porque no tengo demasiada. Siempre me he dicho que el trabajo, cuando bien hecho trae recompensa. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, me doy cuenta de que para hacer cualquier cosa en la vida hace falta un mínimo de suerte. No importa lo que hagas, si no tienes una chispa en la vida… no avanzarás.

Es curioso, pero ese sentimiento bastante frustrante lo despertó mi madre. “Está claro que tú tendrás otras cosas, pero suerte no.” Y te das cuenta de que es verdad. Pero contra la suerte hay poco que se puede hacer.

Casi inconscientemente vas haciéndote con amuletos de suerte de aquí y de allá. Algo que hasta hace poco me repugnaba está inundando mi centro de estudio bajo el pretexto de que no molesta.

Pero conscientemente me molesta.

Así que intentaré no volver a caer.

Y todo esto en el día en que he comido (y cenado que en este santo país un Barça- Madrid es más importante que la reunión fallida por salvar el planeta) con un Mourinho que desprecia el trabajo del otro basándose en la supuesta suerte del adversario.

Así que nada, a respirar profundo y a seguir trabajando/estudiando… no sé si tendré suerte algún día, no sé si conseguiré alguno de mis sueños alguna noche… pero lo que tengo claro es que si la tengo al menos me habrá pillado trabajando (¿o era la inspiración la que venía así?)
'luck is in small things(42/365)' photo (c) 2010, tim geers - license: http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/
Enlaces a esta entrada
'Letters to Jim' photo (c) 2011, Daniel Borman - license: http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/No lean nunca las cartas de otros tiempos! ¡No recuerden viejas memorias!... Así es como se matan muchos hombres en cuya plácida existencia no hallamos el verdadero motivo de su fatal resolución.

Guy de Maupassant
Enlaces a esta entrada

Tiene gracia que a alguien tan descreído como yo, esté  amargado por una serie de pesadillas. Es una estupidez, pero desde hace cosa de dos meses, se repiten de vez en cuando, casi una vez a la semana… y me dejan  de un humor horroroso.
Además, para más inri, son todas más o menos iguales… con lo cual es un coñazo por partida doble.
Nunca sé muy bien como empieza el sueño, pero sí sé como acaba…. Siempre acabo en una habitación que parece normal…. Pero si te fijas no hay puerta, y detrás de las cortinas nunca hay ventanas y poco a poco va faltando el aire, y me voy asfixiando y no puedo salir… y lo peor es que a veces pienso… Lui, sabes que es un sueño… ¡¡despiértate!! Pero no funciona.
Y básicamente escribo esto para que con suerte, las pesadillas se asusten y pueda volver a mis sueños normales en los que una vez al año celebro mi entierro.
'pesadillas color rojo' photo (c) 2009, Adriano Agulló - license: http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/
Enlaces a esta entrada
Hoy es acción de gracias. Una fiesta que curiosamente ni hemos importado ni tenemos pinta de querer importar (imagino que la razón es que el pavo no nos llama mucho la atención, somos más de comer gambas y cerdo).

Sin embargo, me parece estupendo poder dedicar un día a dar las gracias. Sois tantas las personas que ilumináis mi vida, que la hacéis única que no quiero nombrar a nadie por riesgo a dejarme a alguien en el tintero. Gracias, gracias, gracias…

Me gustaría tanto daros las gracias por todo lo que hacéis por mí, pero me faltaría saliva, me faltarían días, me faltarían horas para hacerlo.

Pero gracias, así que este es mi particular acción de gracias.

Sin vosotros no sería nada.

Gracias
'universal thank you note' photo (c) 2010, woodleywonderworks - license: http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/
Enlaces a esta entrada
'Loneliness' photo (c) 2009, Abie Sudiono - license: http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/ De todos los monstruos que acechan mi existencia, el Miedo es sin lugar a dudas el que más influencia ejerce sobre mi.

Supongo que lo contraje como se contraen los virus, así, sin darme cuenta y lo he ido incubando lentamente.

El Miedo es paciente, no tiene prisa, sabe que puede destruirte, que va a cobrarse a su víctima, así que no tiene porque apresurarse. Lenta, muy lentamente el Miedo se come tus sueños, tu autoestima, tu vida.

Uno no se da cuenta de lo enfermo que está hasta que una mañana se mira al espejo y ve al Miedo en sus ojos.

Cuando te das cuenta, el Miedo se ha comido tus amistades y a una parte de ti.

Hay quien opina que existe una cura para el Miedo.

Discrepo.

El Miedo es una enfermedad crónica. Se puede luchar contra ella, pero tarde o temprano se pierde la batalla. La solución depende en gran medida de un enfermo demasiado aterrorizado para ser capaz de intentarla.

El Miedo tiene muchas caras; el Miedo tiene muchas más máscaras.

El Miedo tiene estrategias. 

El Miedo tiene muchas victimas.

El Miedo avergüenza.

El Miedo siempre gana.

El Miedo cuando llega no deja pasar a los sueños.

El Miedo me ha vencido.
Enlaces a esta entrada
No sé si sabeis que el poquisimo tiempo libre que tengo lo dedico a ser voluntaria. Así que quiero presentaros e invitaros a visitar el blog de Cruz Roja de Úbeda. 


Enlaces a esta entrada
Hace un tiempo escribí esto para El bazar de los locos... Así que hoy que he vuelto a encontrarme esto por casualidad, he querido traermelo a casita. Si tienes tiempo, te recomiendo que te pases por aquí y aprendas tanto como aprendí yo sobre Twitter gracias a grandes locos.

Se puede decir que Twitter es una máquina que permite metamorfosearse a cualquiera… o no. La diferencia entre el número, entre la persona que camina por la ciudad y la que twittea es nula y al mismo tiempo se puede decir que es toda: Porque a la persona en Twitter se la escucha… o bueno, vamos a ser exactos… se la lee.
Pongamos un ejemplo. Si yo me levantara una mañana y saliera a la plaza de un pueblo y gritara: ¡¡Buenos días!! los vecinos pensarían que estoy loca. Si ese mismo día, me pusiera a recomendarle música a un viandante, hablara sobre las noticias con otro, le preguntara sobre su vida a un vecino y acabara deseándole buenas noches a la ciudad, con gran probabilidad en poco tiempo acabaría luciendo una bonita camisa blanca en un lugar de paredes blandas. Y sin embargo, esas son algunas de mis actividades cotidianas en Twitter.
Para entender esta jaula de grillos, es necesario comenzar por el principio. ¿Qué es un tweet? Se supone que es un mensaje respondiendo a la pregunta ¿Qué estás haciendo? Párate a pensar, ¿cuándo fue la última vez que alguien en la vida real te hizo esa pregunta… y espero a que le contestaras demostrando interés en tu respuesta? Y es que partiendo de la base de que cualquier cosa que escribas en Twitter no le interesa a nadie, siento romper tus ilusiones, es prácticamente increíble que alguien te siga.
Y contra todo pronóstico, la gente te sigue e interactúa contigo. Si le deseas buenos días a tu timeline, alguien te contestará seguro, y te recomendarán música, y te hablaran de esos temas que se evitan por no ser políticamente correctos en la vida real, y poco a poco, irás volcando una parte de ti en Twitter: Te olvidarás de estar solo, conducirás en el coche pensando esos fantásticos mensajes en 140 caracteres que nunca llegarás a postear, uniras tu cuenta a otros servicios y la gente sabrá lo que lees, lo que escuchas, lo que ves… Twitter se convertirá en una parte de ti, es más, todo aquel que no twittea te dirá que es un vicio y te mirará como un bicho raro. Twitter se habrá comido una parte de ti.
Y un día caminarás por la calle, subirás una escalera o entrarás a clase y no tendrás un teclado (ni un smartphone) delante. De hecho, no irás pensando en Twitter sino en ese otro monstruo que se come una gran parte de ti cada día y que se llama rutina y uno de aquellos que te sigue, y no sabes muy bien porqué… te reconoce. Si increible es poder quedar para desvirtualizar a alguien, desvirtualizar a alguien por casualidad es un regalo. Y comenzarás a hablar en mucho más que en 140 caracteres, y entonces comprenderás toda la realidad:
Twitter no se ha comido ninguna parte de ti. Es más, te ha hecho poder descubrir partes que no habrías visto nunca de no ser por él. ¿No me crees? La identidad de una persona no se caracteriza por lo que uno ve de si mismo, sino por lo que los demás perciben sobre esa persona. Y Twitter permite que te reflejes en miles de espejos pequeños al mismo tiempo que te muestran como eres desde muchos puntos de vista simultaneametne.
Soy un número sin rostro cuando entrego un examen, tengo un nombre compuesto en el DNI, la gente me llama por un par de silabas. Soy uno más, con sueños, con miedos, con aspiraciones… uno más de los que deambulan por cualquier lugar. Sin embargo, en Twitter soy algo único… soy @vimpela.


Enlaces a esta entrada
'Tirita' photo (c) 2009, Fernando  Chica Rodriguez - license: http://creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/
Por mucho que uno se mentalice, por mucho que uno sepa que va a llegar… hay momentos en la vida que cuando llegan, te rompen por dentro.
Enlaces a esta entrada
'Tschamut-Selva Train Station' photo (c) 2008, Michelle Kinsey Bruns - license: http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/Hay quien dice que la vida es un viaje en tren. Y pueden que tengan razón, pero el problema es que como en todos los viajes, se empieza en una estación, esperando a un tren. Y lo malo es cuando te desesperas esperando un tren. A veces te preguntas si tu tren pasó y lo perdiste. O si descarriló antes de llegar a tu estación. O si ya estás montado en un tren y que va muy lento. O si te equivocaste de tren. Y es que tengo veinticinco años y estoy cansada. Cada vez me cuesta más ir a la estación de mi vida porque sólo veo partir trenes, que nunca son el mío, mientas sigo esperando. Hay quien dice que soy joven; pero yo no me siento así. Me siento atrapada. Con ganas de volar y alguien me cortó las alas y ya no sé para que sigo acostándome a las mil y dejándome los ojos estudiando porque a nadie le importa. Así que hoy lloraré mi agobio y mañana será otro día en el que esto no le importe a nadie (para ser realistas, esto ya no me importa ni a mi).
Enlaces a esta entrada
One more thing...

El jueves murió Steve Jobs. Una noticia que más o menos todos esperábamos pero que aún así fue portada y nos hizo recordar al señor de la manzana.

Soy Macquera, más o menos. Sé que mi mente se resiste al cambio completo y hay cosas para las que aún necesito ventanas, pero quise durante tanto tiempo un Mac que ahora Ummagumma es indispensable. Y es que si Forrest Gump no hubiera invertido en una empresa de fruta…

Pero a lo que iba. Con la muerte de Jobs los fanáticos tanto para bien como para mal han salido de sus escondrijos y han contado sus virtudes y sus maldades.

Y entiendo a ambos. Y para mí si fue una pérdida (no una pérdida enorme, pero sí una perdida). Porque Steve Jobs, tenía dos caras…

Como Jobs. CEO de Apple, fomenta, si así queréis verlo, un mundo elitista, caro, pijo y cerrado. Lo acepto.

Como Steve, como la persona a la que yo admiré, es el reflejo del sueño americano. Un señor que viene de la nada y que consigue todo lo que quiere. Y no sólo con trabajo duro, sino con ilusión, con creatividad… con la esperanza de ser diferente. Y en eso, Steve es un modelo a seguir.

Mi padre asegura que Apple no tendrá futuro: es caro y no está lo suficientemente difundido, y ahora le falta el gran líder mueve-masas que era Jobs. No lo creo. Él hacía bien las cosas y lo dejó (y perdonadme por el mal chiste) todo atado y bien atado.

Y (apropiándome de la métafora del gran Pep Hernandez) si no… nos estará vigilando desde su propia i-cloud, para mandarnos una aplicación si esto se les va de las manos.
Enlaces a esta entrada

Descanso 5 minutitos de mi vorágine de empollar, redactar, subrayar y demases (y eso que sólo estamos en Septiembre) para invitaros a 42amebas.com

¿Que qué narices es 42 amebas?

Es un blog friki, pero friki de verdad llevado con buen humor entre un grupo de colegas (entre los que me encuentro) en los que hablamos un poco de cine, de libros, de fotografía, de series de televisión y de frikadas varias.

Y todo eso tratado con la seriedad de un grupo de frikis que sí, que serán frikis... pero que se duchan (incluso a diario).

Así que si buscas un blog curioso, con buen humor y divertido... ¡¡no nos mires... únete!!
Enlaces a esta entrada

Yo

'shoe box II' photo (c) 2011, Gverds - license: http://creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/

A ti, que sin venir a cuento, sin conocerme opinas de mi vida… ¿Crees que es fácil ser yo?

No digo que ser tú sea fácil, pero ¿acaso te digo yo lo que tú debes hacer?

Yo soy sólo el fruto de mis decisiones, y aunque duela, tengo que acatar lo que ellas traen.

¿Me gustaría vivir de otra forma? ¿Me gustaría ser diferente? ¿Me gustaría ser como tú quieres que sea?

Quizás… pero entonces no sería yo.

Así que sigue hablando de mi… yo seguiré ignorándote.
Enlaces a esta entrada
Pues eso... ¿por qué?


PD: cuando Placebo quiere hacer videos chulos, los hace muy muy chulos
Enlaces a esta entrada
'Thinking... please wait' photo (c) 2009, Karola Riegler - license: http://creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/
Esta entrada es nerd, y friki, y rara.. y seria…

Una de las cosas que he aprendido a lo largo de mi vida, es que ninguna decisión que consideres importante debe ser tomada a la ligera. Habitualmente cuando se me presenta esto hago mi famosa lista de pros y contras…

Ahora mismo estoy pensando que hacer con mi vida, ¿intento ser profe? ¿Le doy un vuelco a mi vida?  ¿Vuelvo a la universidad? ¿Me he equivocado en mi vida desde 2003 hacía acá? ¿Me tiro por un puente? (Obviamente la última es una coña).

Así que la clasificación bueno-malo no me sirve.

Estoy haciéndome un DAFO.

Para quien no lo sepa, el DAFO es un análisis de Debilidades, Fortalezas, Aptitudes y Oportunidades. Sólo conociendo tus debilidades, y tus puntos buenos, podrás transformar algo que en principio te dejaría más débil en algo que te fortalezca.

No es fácil (y en muchas ocasiones tampoco agradable), pero en ello estoy. ¿Qué saldrá de esto?

Probablemente una maravillosa lista de cosas que quiero hacer y que por una razón u otra acabaré sin hacer.
Enlaces a esta entrada
Lo que me faltaba…¡¡ahora me gustan los músicales!! ¿Qué será lo siguiente? ¿Jurar por Lady Gaga? Fuera de bromas (malísimas además porque el verano me sienta fatal) quería poner hoy una canción (porque la otra opción era hablar de las JMJ y no tengo ganas de discutir).

Quería recomendaros “Defying Gravity” perteneciente al musical “Wicked”. Este musical cuenta la historia de Elfaba, la bruja verde del mago de Oz; la canción pertenece al final del primer acto, cuando Fabby descubre que el mago de oz no es el gran ser que todo el mundo dice que es y ella decide que va a vivir libremente, sin tener en cuenta las reglas que otros ponen para ella. Aquí os la dejo interpretada por Idina Menzel:




Y la letra aquí:
  Something has changed within me
Something is not the same
I’m through with playing by the rules
Of someone else’s game
Too late for second-guessing
Too late to go back to sleep
It’s time to trust my instincts
Close my eyes: and leap!

It’s time to try
Defying gravity
I think I’ll try
Defying gravity
Kiss me goodbye
I am defying gravity
And you wont bring me down!

I’m through accepting limits
‘Cause someone says they’re so
Some things I cannot change
But till I try, I’ll never know!
Too long I’ve been afraid of
Losing love I guess I’ve lost
Well, if that’s love
It comes at much too high a cost!

I’d sooner buy
Defying gravity
Kiss me goodbye
I’m defying gravity
I think I’ll try
Defying gravity
And you wont bring me down!

I’d sooner buy
Defying gravity
Kiss me goodbye
I’m defying gravity
I think I’ll try
Defying gravity
And never bring me down!
bring me down!
ohh ohhh ohhhh!


Y traducida también:
  Algo ha cambiado en mí,
algo ya no es lo mismo,
ya estoy cansada de jugar,
del juego de otro,

Es tarde para pensárselo otra vez,
demasiado tarde para volver a dormir,
es el momento de confiar en mis instintos,
cerrar los ojos y saltar.

Es la hora de intentar
desafiar a la gravedad.
Creo que intentaré desafiar a la gravedad.
Dame un beso de adiós,
estoy desafiando la gravedad.
Y tú no me vas a hacer caer

Se acabó aceptar los límites
sólo porque alguien dice que los hay
algunas cosas no puedo cambiarlas
pero hasta que no lo intente no lo sabré.
Demasiado tiempo he temido
perder el amor que supuse perdido
bueno, pues si es amor,
hay que pagar un precio muy alto.

Pronto voy a desafiar la gravedad.
Dame un beso de adiós,
estoy desafiando la gravedad.
Creo que intentaré desafiar a la gravedad
y tú no me vas a hacer caer

Pronto voy a desafiar la gravedad.
Dame un beso de adiós,
estoy desafiando a la gravedad...
Creo que voy a intentar
desafiar a la gravedad
y tú no me vas a hacer caer.
Hacerme caer
Oh, oh, oh

Y el fragmento que más me gusta es:

I’m through accepting limits
‘Cause someone says they’re so
Some things I cannot change
But till I try, I’ll never know!
Too long I’ve been afraid of
Losing love I guess I’ve lost
Well, if that’s love
It comes at much too high a cost!

Enlaces a esta entrada
Lady Gaga puede ser hortera o un genio, lo que no es alguien que te deje indiferente. “Mother monster” es en primer lugar una persona que sabe lo que hace, es decir, no es un subproducto de “operaciones triunfo”: es una persona que se ha preparado para hacer de la música su modo de vida: compone, baila, canta… Y además sabe quien le da de comer: sus fans (sus monstruos). No sé hasta que punto es verdad, pero he leído en varios sitios que cuando ella está en un hotel y hay fans esperando que se asome a la ventana (a veces me acojona lo que puede hacer la gente), ella manda a gente de su equipo a que les compre hamburguesas o pizzas… Cuida a sus fans porque ellos la cuidan a ella.

Sin embargo, Lady Gaga es ante todo espectáculo. Sus videoclips son controvertidos, sus apariciones, su ropa, sus videoclips dan que hablar… ¿Su calidad musical? Es hija de nuestra década… aunque hay canciones buenas, muchas son éxitos comerciales, destinados a vender.

¿Es Gaga la inventora de esto?

Ni de coña.

Antes que ella ya lo hicieron muchos otros… ¿No creo David Bowie a Ziggy Stardust? ¿No acercaron las Spice Girls el pop a la gente más menuda (entre ellos a mi, que fue mi comienzo de elegir la música que YO quería)?
Las revoluciones musicales son necesarias (y todas las revoluciones)… Gaga llegó y triunfó… y seguro que volvemos a esos grandes conciertos-espectáculo a los que yo jamás iré pero a los que me encantaría ir… Así que sí, lo tengo claro… si Gaga no existiera habría que inventarla…



PD: Además… alguien que se pone su nombre artístico como homenaje a Queen tiene que gustarme aunque sea un poquito.
Enlaces a esta entrada





No voy a cambiar. Soy diferente. Es lo mejor de mi.

Kurt Hummel.
Glee 120: Teatralmente
Enlaces a esta entrada
'
Sintiéndome un poco Sabina en Esta boca es mía puedo empezar diciendo algo así como “a los 14, parece que ayer…” yo pensaba que a los 25 mi vida sería diferente. Me imaginaba viviendo en un piso pequeño, en Granada, con un gato, un trabajo que no sabía determinar (si no recuerdo mal a los catorce quería ser criminóloga o directora de cine… como siempre muy encauzada mi vida) e independiente.

Este año he comprobado que a mis chicos de quince y dieciséis años los veinticinco les sigue pareciendo la edad mágica del cambio…

Y lo cierto es que en cierta forma, los veinticinco han traído cambios a mi vida… No los que yo esperaba a los catorce (y que no sé si llegaran algún día).

Son más bien cambios en perspectiva… algo de serenidad que no sabía que podría tener y una resignación.. que no es ni buena ni mala, simplemente me permite darle otra perspectiva a todo.

En cierto modo, me gusta pensar que hasta ahora, todo lo que hacía era llevar entre los brazos todo lo que vivía, y llegó un momento que me impedía ver más allá. Sólo existía el presente porque todo lo que llevaba en los brazos me impedía ver más allá…

Ahora llevo lo mismo que he vivido, pero he aprendido a optimizar esfuerzo. Lo he dejado en una mochila… aún va conmigo, aún puedo consultarlo… pero no me impide ver más allá…

Supongo que el gato tendrá que esperar.
Enlaces a esta entrada
¡Atención, Rebajas!photo © 2006 Sento | more info (via: Wylio)


Siguiendo los consejos de esa gente que habla de la prima de riesgo (debe ser del pueblo porque hasta hace poco yo no había oído hablar de ella) que pide (o exige) que los habitantes de los P.I.I.G.S. se aprieten el cinturón, he puesto de rebajas mis sueños.

Así, el hecho de querer vivir un tiempo fuera de España se ha convertido en la esperanza (lejana y sostenida con pinzas) de poder independizarme antes de los cuarenta.

El gato ha pasado a ser de peluche… aunque seguirá llamándose Cianuro.

El viaje a Egipto lo harán mis Sims.

He cambiado New York por Barcelona y Nueva Zelanda por Galicia.

El curso de chino en Hong Kong lo he cambiado por un libro que te explica gramática china…

Al fin y al cabo hay que adaptarse al tiempo en el que vivimos y los jóvenes no tenemos futuro… así que pongamos nuestros sueños de rebajas.
Enlaces a esta entrada
07.WhatSay.Hand.Self.SW.WDC.29nov05photo © 2005 Elvert Barnes | more info (via: Wylio)

En realidad llevo meses pensando en escribir esta entrada, desde que escuché a Vargas Llosa recibir el Nobel y comentar sus primeros escritos, y nunca me he atrevido a hacerlo. Pero despidiéndome de Harry Potter, se me ocurrió hablar de esa otra vida, de esas otras lecturas que hagan que me emocione.

Hay muchas formas de leer, pero una de ellas es esa en la que los personajes te roban el corazón; cuando un personaje deja de ser el prisionero de un libro y se convierte en una parte de ti, tú no quieres que quede prisionero entre las páginas de ese libro, tú quieres que ese personaje siga vivo…

Según recuerdo de mis clases en la universidad, había una teoría que decía que la toda obra literaria tenía huecos que deberían ser llenados por el lector; así la experiencia de la lectura sería diferente para cada lector (si no recuerdo mal era de Yser).

Esos son los dos principios básicos en los que se basa el fanfiction. Un fanfiction es una historia escrita por fans y para fans.

Aunque pueda sonar a algo estúpido, a mi me sigue pareciendo impresionante que haya tanta gente que escriba y comparta sus historias. Para que os hagáis una idea en este momento hay más de 500,000 historias sobre Harry Potter subidas a ff.net.

La experiencia del fanfic es totalmente diferente a la experiencia de leer un libro. En primer lugar porque se asemeja al inicio de la novela, cuando era publicado en fascículos… Para saber lo que les pasa a continuación a los personajes tendrás que esperar a la siguiente actualización (y os aseguro que hay ocasiones en las que la espera es francamente angustiosa).

La segunda diferencia es la cercanía con el autor… Yo jamás me atrevería a escribir a Rowling o a otros autores, (mucho menos con Tolkien, que lleva sus añitos viendo crecer los enanos), pero sí me atrevo a escribirme con autores de fanfics. En primer lugar porque me emocionan, en segundo lugar porque tienen algo en común conmigo: aman tanto un personaje que le han querido dar más vida que la que queda en el libro. Si queréis os cuento que cuando me respondió Silverfox, autora de My name is Sev…erus, yo saltaba de alegría en la habitación del ordenador y mi madre pensaba que estoy loca. De todas formas no es necesario mandarle un mail al autor, simplemente con dejarle un comentario (la famosa frase “su comentario es mi sueldo”) es increíble. Hay comentarios que van sólo al “me gusta, sigue”; pero hay comentarios que son autenticas críticas literarias… Aquí tengo que decir una cosa, los españoles somos muy vagos para comentar.

¿Y la calidad? Pues sinceramente, hay de todo… Hay fanfics que son basura, pero hay autenticas obras de arte… Gente que escribe los años de los merodeadores o de las siguiente generación en Hogwarts, gente que escribe sobre la infancia de Legolas o el ascenso al poder de Voldemort… Hay fanfics que superan en mucho al libro original, por la sencilla razón que respetan tanto a los personajes, están hechos con tanto cariño que son increíbles: bien documentados, bien escritos, amenos…

Y también están los fanfics malditos… aquellos que se empiezan y nunca se volvieron a actualizar.

Comencé hablando de Vargas Llosa y acabaré con la cita exacta que inspiró este post, porque al fin y al cabo… él también fue fanfiquer.

La lectura convertía el sueño en vida y la vida en sueño y ponía al alcance del pedacito de hombre que era yo el universo de la literatura. Mi madre me contó que las primeras cosas que escribí fueron continuaciones de las historias que leía pues me apenaba que se terminaran o quería enmendarles el final. Y acaso sea eso lo que me he pasado la vida haciendo sin saberlo: prolongando en el tiempo, mientras crecía, maduraba y envejecía, las historias que llenaron mi infancia de exaltación y de aventuras.



PD: Muchas gracias a todas esas personas que con sus fanfics me han hecho y me hacen reir, llorar, emocionarme y maldecir cuando abro el correo y no tengo la alerta de actualización.
Enlaces a esta entrada
Enlaces a esta entrada
Considerando que el viernes se estrena Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2 y que mi Harrypottitis está muy grave esta semana, me permito escribir esta semana sobre dos temas a los que quería dedicarle una entrada en el blog: las traducciones de fans y el fanfiction… pero no temáis, para que no sufráis más de lo necesario, las entradas no son ni de lectura obligatoria y lo haré en dos entradas diferentes.
Hoy empezaré por las traducciones de fans, no sólo del séptimo libro sino del sexto también (que le tengo más cariño por estar con las manos en la masa) y para evitar que me pierda la pasión intentaré responder las seis preguntas básicas esas que nos enseñaban en el cole.
Harry Potterphoto © 2010 Halle Stoutzenberger | more info (via: Wylio)


¿Por qué?

En lugar de dar un porqué especifico, intentaré poneros en situación. Ahora pensar en una traducción fan de Harry Potter es estúpido, ¡pero es que ahora están todos los libros en la calle! Cuando fans de España y Latinoamerica se pusieron de acuerdo para traducir el Príncipe Mestizo y las Reliquias de la Muerte se vivía en un agonía horrible (entiéndase el toque de humor). Entre libro y libro pasaban una media de dos años y entre la publicación del libro en inglés y el libro en español nunca se ha bajado de seis meses (el libro original salía en verano, el de español casi siempre después de Navidad, así la editorial tenía dos repuntes de ventas: el de navidad y el del lanzamiento). Por cierto, veréis que digo El príncipe mestizo y no El misterio del príncipe. La razón es que desde que Rowling dijo el título “Half-blood Prince” , en el mundo dónde me movía empezamos a llamarlo así y creo que es el gran éxito de los fans (y de las traducciones de fans) que ese título quedara para los fans y que la editorial le cambiara el título a otro para desvincularlo de aquellas traducciones “piratas y de mala calidad”.

Para una persona que leyera el libro y fuera un libro más eso no tenía importancia, se esperaba y punto; pero para un fan… ¡¡Joroba!! El quinto libro acaba con Sirius cayendo a través de un velo y el Ministerio de Magia admitiendo que el-que-no-debe-ser-nombrado (perdón. Lord Voldemort) ha vuelto, el sexto con Snape matando a Dumbledore… Era imposible esperar más para saber que estaba pasando… Además, la editorial siempre dijo que se tomaría su tiempo en traducir para dar calidad (aunque entre los fans hablemos de la traducción salamandrina)… ¿En serio es necesario seis meses para traducir un libro que te va a dar dinero a patadas? Los fans necesitaban respuestas y la mejor forma de obtenerlas era leyendo los libros, los fans necesitaban comentar y hacer teorías… ese es más o menos el sentido que hizo que alguien pensara “vamos a traducir el libro entre todos”.

¿Cuándo?

Sé que la gente que leyó titulares como “Fans de Harry Potter traducen el Séptimo libro en 5 días” piensa que es rápido. Pero la traducción no empezaba cuando salía el libro. La traducción comenzaba mucho antes.

No recuerdo si era en la web de Rowling o en la de Scholastic (la editorial británica), varios semanas antes de la salida del libro salían los títulos de los capítulos (lo que dio de si el “Draco’s Detour” para elaborar hipótesis), en ese momento la persona que organizaba la traducción de fan iba repartiendo los capítulos a las personas que se habían ofrecido a traducir.

¿Cuánto?
No sé como funcionaron las muchas traducciones que hubo. Yo sé como funcionaba en la que yo participé (la he buscado por internet pero ya no la encuentro): Te comprometías a traducir un capítulo y a “betear” (de beta-reader) otro. Betear, significa que lo ibas a “corregir” para evitar que tuviera fallos gordos que dificultaran la comprensión. Yo me limité a eso, sé que no hubo gente suficiente para hacer esto y algunas personas tradujeron un par de capítulos o tres; lo bueno es que la chica que nos organizó (y de la que no recuerdo el nick) intentó que a las personas que les pasaba esto tuvieran un capítulo muy inicial y otro muy del final, para que tuvieran tiempo de hacerlo sin agobios.

¿Cómo?
Más que el como de traducir que todos sabemos como funciona, creo que es más interesante saber el cómo se organizó. En aquellos días antediluvianos en los que el Facebook no existía ni en los sueños de Zuckerberg, no sé como se movían los fans… yo me movía en los ya extintos grupos de MSN y los grupos de yahoo. Esos grupos generalmente recibían el nombre de “Orden….” (porque el quinto libro se llamó Harry Potter y la Orden del Fénix). Esos grupos solían tener un foro y allí se organizó todo; una persona pedía gente para traducir y entre eso y mucho mail así se organizó. Mucho mail, mucho foro y mucha paciencia.

Yo no estuve en la traducción del séptimo, (claro que decir La traducción es falso porque de cada grupo de amigos se sacaba una traducción), pero os puedo dejar el link al HL radio dónde gente que participó en el proyecto Deathly Hallows explican mucho mejor que yo (y sin el rollo que estoy metiendo)

¿Quién?
Este tipo de proyectos, en los que el lema era “hazlo rápido y hazlo bien” sólo podía hacerlo gente que amara las historias y a sus personajes. Traducir un capítulo rápidamente implica bastante trabajo, y alguna pelea con la familia… ¡¡además de leer y comentar todos los capítulos que se subían para animar y agradecer el trabajo de gente que había hecho el esfuerzo!! No importó edad y podría decir que el género tampoco (aunque cuando yo traduje sólo había chicas) ni si yo hablaba español peninsular y tú español de latinoamerica… Sólo importaba que tanto tú como yo queríamos a estos personajes y tú y yo queríamos poder hablar libremente de lo que había pasado, haciendo que todo el mundo pudiera aportar sus opiniones y si para eso había que trabajar… se trabajaba (¿no es esa la definición misma de pasión?)

¿Dónde?
Las traducciones se subieron a blogs, que iban desapareciendo pocos días después. Me imagino que detrás estaría el famoso copyright. A día de hoy es prácticamente imposible encontrar una de esas traducciones de fans.

Para acabar
Este es el misterio (del príncipe XDDD), detrás de este trabajo sólo había la fuerza que da la unión de un grupo de gente con algo en común y que quería poder compartir lo que estaba pasando. Sí hubo gente que sacó aquellas traducciones en papel y las vendió en los mercadillos, sí hubo traducciones buenas, malas e incompletas… Pero ¿no es bonito que de la nada salió una organización tan genial?

A día de hoy mucha gente sigue traduciendo, quizás no llame tanto la atención como las reliquias de la muerte… Pero sigue habiendo mucho trabajo y mucha ilusión detrás… desde mi admiración hacía la gente de los fansubs, que no sólo traduce sino que subtitula anime (desde el japonés al español, a veces pasando por pasos intermedios e incluyendo datos de cultura para comprender lo que pasa) con una calidad buenísima) a todos esos “frikis” que nos dejan los capítulos de las series subtitulados en muchas ocasiones horas después de la emisión original (y con lo difícil que es sincronizar subtítulos).


Enlaces a esta entrada
Y sólo puedo preguntarme si Neo se arrepintió de escoger esa pastilla... como yo me arrepiento de haber escogido mi pildora azul

Enlaces a esta entrada
Summer Shoesphoto © 2009 Klearchos Kapoutsis | more info (via: Wylio)


Con esta entrada pongo punto y final a mis vacaciones (o al Vimpela’s Summer Tour 2011). Unas vacaciones atípicas (ni he leído, ni he pisado una montaña ni he puesto un pie en la playa) sin embargo han sido unas vacaciones geniales.

En primer lugar he puesto cara (y voz) a mucha gente que ya conocía; también he vuelto a ver a mucha gente con la que siempre es un placer hablar. ¡¡Y anda que no hemos hablado!! Creo que he escuchado cosas tan interesantes de tantos temas que necesitaré tiempo para asimilarlo: vino, gastronomía, comida (que no es lo mismo), fotografía, cine, artes marciales, comic… ¡¡Que de gente interesante hay por el mundo!!

Y para acabar mi viaje interior… Me gusta mucho viajar sola porque me da tiempo a pensar… y me fui con sólo una idea clara…y es que no podía seguir así…y la idea vuelve más clara, con una hoja de ruta de pequeños y grandes cambios esbozada en una libreta… Ojala saque fuerzas de algún sitio para llevarla a cabo…

Así que este es el fin… aquí acaba el “Vimpela’s summer tour 2011”…. Aunque pensando todo lo que quiero hacer a raíz de este verano… quizás debería decir que voy a ponerle puntos suspensivos
Enlaces a esta entrada
Hace tiempo que no subía nada de mi puño y letra, ¿no? A ver que os parece este relatillo. Acepto tomatazos en los comentarios.
Una terrazaphoto © 2007 DardoWARE | more info (via: Wylio)


Cuando me fijé en ella por primera vez probablemente ya llevara viniendo algo más de un mes. Quizás no me hubiera percatado jamás de su presencia de no ser por su peculiar ritual: llegaba siempre a las once y cuatro minutos, procedente, sin lugar a dudas, de alguna de las oficinas que rodeaban la cafetería, sonreía mientras pedía un café con leche y dos sobrecillos de azúcar moreno y se marchaba a una de las mesas del fondo. Cuando volvía a verla, mientras le servía su consumición, ya estaba absorta en la lectura de un libro que, imagino, habría sacado de su gran bolso negro. Un rato más tarde, llegaba a la barra con otra sonrisa, pagaba y se marchaba.

Nunca había observado ese comportamiento tan meticuloso en ninguno de los clientes, así que, sólo por matar el aburrimiento de aquel trabajo vacío decidí observarla. Me di cuenta de que siempre vestía ropa oscura y unos tacones altísimos. El pelo corto enmarcaba unas gafas de pasta negras. Debía de ser nerviosa, o al menos impaciente, porque lo único que desaliñado de su apariencia eran unas uñas irregulares, indicando que se las mordisqueaba con frecuencia.

Ansioso por añadir más y más detalles al estudio del sujeto, sólo por un interés científico como dicen en la televisión, empecé a servir los cafés en la sala del fondo. Y así, entre vasos de agua, zumos de naranja y cafés con distinta cantidad de leche podía lanzarle miradas furtivas.

Sacaba nerviosa el libro del bolso, como quien espera a un viejo amigo y buscaba la página por la que se había quedado. Dejaba un papel sobre la mesa y no lo volvía a meter en el libro hasta que se marchaba. Jugueteaba con la cucharilla mientras leía, a veces reía, incluso una vez creo que vi cómo una lágrima rodaba por su mejilla.

Poco a poco, el eco de sus tacones fue ensordeciendo el bullicio de la cafetería. Quedé asombrado al notar como sin llevar reloj o aparato alguno que le dijera la hora, nuestro encuentro duraba siempre veintitrés minutos exactos, de lunes a viernes.

Cambié mi día de descanso al sábado cuando una novela romántica dio paso a la biografía de un antiguo emperador.

El ritual de nuestro encuentro estaba estudiado al detalle, podría describirlo con todo lujo de detalles. Abría la puerta con la mano derecha y daba seis pasos hasta la barra. Me sonreía, porque esa sonrisa sólo podía ser para mí, mientras pedía el café con leche templada y dos sobrecillos de azúcar moreno. Prefería sentarse en la mesa mediaba junto a la ventana, aunque si estaba ocupada, se sentaba indistintamente en cualquiera de las otras. Siempre dejaba el bolso sobre una de las sillas vacías. Abría la cremallera y sacaba el libro. Buscaba la página por dónde se había quedado que siempre marcaba con un billete roto de autobús y que dejaba descuidadamente sobre la mesa. Decía un escueto gracias sin apenas levantar la mirada del libro mientras le servía. Vertía cuidadosamente medio sobrecillo de azúcar sobre la espuma del café y luego dejaba el resto sobre el platillo. Cogía la cucharilla y se comía con deleite esa chuchería y dejaba enfriar el resto.

A veces le vi perder la mirada por la ventana, buscando quizás entre los transeúntes al protagonista de su libro. Poco antes de marcharse, escaba sin ceremonia ninguna el otro azucarillo y lo bebía apresuradamente. Rescataba el billete de autobús de encima de la mesa y volvía a hacerlo prisiionero dentro del libro. Buscaba su monedero, pequeño y oscuro en el bolso y sacaba el importe exacto de él. Luego lo guardaba todo de nuevo en el orden inverso a cómo lo había sacado: monedero y libro.

Se acercaba a la barra con ocho pasos acelerados y dejaba el importe en la barra con un tímido gracias. Nunca tuve que darle la vuelta.

Tres novelas, una biografía y dos ensayos más tarde desapareció. Quizás la despidieron o encontró otro trabajo; o quizás puede que me sea infiel, rompiéndole el corazón a otro camarero.

O simplemente ella no existe. Porque nadie la recuerda, nunca nadie habló con ella y los demás camareros jamás se fijarían en un cliente tan común. Pero me niego a pensar que no existe, porque entonces por qué tengo guardados en una caja en la taquilla tantos medios sobres de azúcar moreno?
Enlaces a esta entrada
No!photo © 2009 mslavick | more info (via: Wylio)

Tengo 25 años y recolecto noes. Desde que acabé la carrera tengo esta curiosa afición. Podría dedicarme a plantar setas o a cualquier otra cosa, pero no.
Todo empieza con ilusión; mandas curriculums, pides becas, estancias, trabajo… y en todas tienes la misma respuesta… No. ¡No! ¡No! Te falta experiencia, te falta CV, te falta conocimiento de los valores de… en resumen, no; no, no…
Con el tiempo una se resigna y cuando recibe un no (algunos son perezosos y tardan un año en llegar) ya no te afectan tanto.
Sin embargo, te afecta.
Así que ahora que empieza mi temporada de plantar ilusiones, recoger noes (que es un hobby estacional como el de recoger setas), quizás me veáis un poco triste; pero bueno… todos estamos acostumbrados a verme así.
Enlaces a esta entrada



Tenía 15 años cuando Harry Potter and the Philosopher Stone llegó a mis manos; y sí lo pongo en inglés no porque quiera ser pedante, sino porque así fue como me enganchó. Creo recordar que el verano anterior me lo habían dejado en español (o en salamandrino) y recuerdo que lo dejé a mitad porque me parecía insufrible. Pero me enganché (y de qué manera… mi madre dice que no me ha visto nunca tan unida a un diccionario).

El verdadero enganche llegó a los 18, desde entonces he pasado tanto tiempo, he hecho tantas cosas que el puñetero niño mago (para quien no lo sepa, Harry no me cae bien) se ha convertido en una parte de mi.

Con el tiempo la fiebre se ha ido calmando pero no se ha curado (como tampoco se ha curaado la de los vampiros, la novela histórica y tantas otras) y así me encuentro hoy leyendo que JK Rowling (Killer Rowling para los amigos) ha vuelto a sacar canon de dónde no lo hay en los libros. Hoy nos descubre que Remus Lupin era gay hasta que “conoció” a Tonks (sin comentarios).

Como fan de la saga estoy acostumbrada a que Rowling nos haga estos desmanes cuando le apetece. Su desprecio hacia los fans es notorio: su web no se actualiza desde hace años y cuando lo hace es contenido malísimo, se creó un twitter para hablar de unas supuestas nuevas creaciones de las que nadie sabe nada y que sólo tiene dos tweets; pero el ejemplo que más me duele es la denuncia contra la enciclopedia de Lexicon. Ella, que había reconocido que Lexicon era uno de los mejores lugares para saber de Harry Potter, denuncia al autor… ¿acaso temía que un libro por fans fuera a hacerle perder dinero?. Está claro que los fans para ella sólo somos los números que engrosan su cuenta corriente (y como sea verdad lo que se rumorea de Pottermore ya será la confirmación total y absoluta). Pero supongo que ser escritor de best-seller debe ser eso… llenar la bola y correr millas.

Sin embargo, lo que más me molesta es el poco respeto que tiene hacia sus personajes. Empecemos por los cambios de personalidad sin sentido (como esa Tonks enamorada de la Luna como si fuera un torito de canción o unos Dursleys arrepentidos de la forma en la que trataron a Harry) o la información que se va sacando de la manga cuando necesita un titular sin dejar ningún tipo de constancia en los libros (Me imagino que los que queden dentro del armario deben estar más anchitos ahora que ya han salido dos). Sigamos con la colección de muertes estúpidas (en las que los merodeadores hicieron una apuesta a ver quien ganaba) o lo enfermizo de algunas de sus relaciones amorosas (sólo puedo decir una cosa: Angelina).

Para mí la respuesta está clara. El universo de Harry Potter es genial, fantástico, elaboradísimo…y ha superado mucho a una escritora un tanto mediocre que no ha sabido sacarle partido.

PD: Y no he hablado de mi eterno debate de la clasificación eterna e inmutable hecha a los once años por un trozo de tela y que considera que divide a la población en tontos, empollones, malos y héroes.

Enlaces a esta entrada
Tartu Dusk 2photo © 2007 Tom Godber | more info (via: Wylio)

Corría 2005. Siempre he sido muy visceral, he vivido con las tripas como me dijo alguien una vez y eso no fue una excepción. Los mejores meses de mi paso por la universidad estaban llegando a su fin y yo no podía soportar la idea de cómo ese microcosmos se derrumbaba ante mis ojos sin poder hacer nada para evitarlo.

Hacía Abril (ya de 2006), me dijeron que me habían concedido la beca Erasmus y el 31 de agosto comenzó mi viaje al Norte.

Toda mi vida se resume es un deseo y es el de salir de Úbeda y aquella iba a ser mi oportunidad. Ahora, muchos años más tarde la veo como la única vez que voy a salir de aquí. No sé porque escogí Estonia (fue mi primera y única opción). Una razón pudo haber sido que desde siempre me había gustado Rusia (y no por Anastasia), otra es que quisiera poner distancia con una realidad que me hacía daño o puede que quisiera ponerme a prueba a mi misma.

De todas las cosas, la que más recuerdo es Näitused, el parque que rodeaba el castillo y que cruzaba para ir a clase de idiomas. Lo vi cambiar de color, pasé frío, calor, paseé, fui a hacer fotos, a comer porgandid pirukas (pastel de zanahoria), a oír música, a llorar, a recitar poemas cuando tenía que aprendérmelos de memoria.

Aquellos meses fueron algunos de los mejores y de los peores de mi vida. Por curiosidades del destino, perdí las fotos de aquel año (dichosos virus). Así que a veces me da la sensación de que todo fue un sueño, embotellé un año de mi vida para bebérmelo en días tristes.
Enlaces a esta entrada
question mark tail - cupcake catphoto © 2005 Barbara Wells | more info (via: Wylio)

Me hace gracia la gente que se toma en serio la elección de la carrera que van a estudiar; quizás porque yo no lo hice.
El caso es que este curso he tenido un alumno que me preguntó si debería estudiar Filología Inglesa (o el grado en Estudios Ingleses). Y la verdad es que no supe que contestarle.
Llegué a esta carrera de rebote, (a quien quiera le explico la ponderación que hice yo para elegir mi futuro) y me encantó estudiarla. De siempre me había gustado leer y creo que por eso la disfruté tanto. Pero aún así estuve a punto de dejarla tres veces: una en primero, otra en segundo y una tercera en cuarto…
El chaval habla de las pocas salidas y de que no quiere dedicarse a “dar clases”… (por cierto, yo cuando la empecé tampoco quería dar clase, yo quería hacer algo relacionado con traducción y literatura después), pero creo que falla algo… ¿por qué todo el mundo piensa a largo plazo?

A este chico NO le gusta leer (a mí me sorprende que la gente diga directamente que no le gusta leer, pero cada cual es cada quien)… así que estudiar una carrera como filología seguro que es una tortura (porque chicos, leerse 100 folios sobre si Hamlet y Shakespeare sufrían complejo de Edipo no es divertido, hay mejores planes para un fin de semana, os lo aseguro).

Creo que el problema principal viene del desconocimiento que se tiene sobre lo que es estudiar filología. Y yo en eso fui culpable. La gente piensa que la carrera es mucho más instrumental… más de trabajar con la lengua, y en realidad es mucho más de aprender cosas; inglés se aprende sí, pero por el uso (escribir apuntes y apuntes en una lengua tiene efector secundarios).

Así que en lugar de estar contestando el mail, estoy aquí, pensando que le digo. Más que nada porque hay días que yo pienso que no nací para esto y que tenía que haber estudiado informática como era mi intención… en fin.
Enlaces a esta entrada

Todo comenzó con esta foto que Eugenio Olivares subió a sublog dentro de su sección Rostros con Historia. Para quien no la conozca, es un juego en el que enseña una foto de un personaje de cine y hay que decir personaje, actor, película y año.
La película es Dracula de Bram Stoker, dirigida por Coppola, una de mis pelis favoritas. Aunque no supiera que el personaje se llamaba Cesare, para mí estaba claro que el actor tenía que ser Anthony Hopkins. La razón es bastante simple, Coppola le dio un aire casi místico a la película a base de pequeños detalles que no son obvios a primera vista.
Todo aquel que haya leído la novel a de Stoker sabrá que Mina no es más que la reencarnación de Elisabeta (a menos a vista del conde). En la película esto era fácil de conseguir: simplemente había que conseguir que la misma actriz (Winona Rider) interpretara a la actriz. ¿Pero cómo conseguir ese ambientillo de que la historia de amor se ha repetido a través del tiempo? ¿Cómo demostrar que esa historia de amor está tan maldita en el final como lo estaba al principio? (
Una forma fácil de conseguirla era esta. Hopkings interpreta al Val Hellsing, el encargado de salvar a la joven e inocente Mina del malvado Conde, condenándolo a morir… ¿Y no es Cesare el sacerdote ortodoxo que maldice a Elisabetta por haberse suicidado? Está claro que dentro de ese micro universo la misma persona que condenó a Elisabetta tenía que condenar al conde.
A todo esto no he mencionado que Dracula de Bram Stoker es una de mis películas favoritas. De todas  formas, como a casi todas las pelis de Coppola que he visto, le sobra su buen trocito. Mi parte favorita es el inicio, genial  que consigue enmarcar a la película en un ambiente misterioso y exótico utilizando el recurso del teatro de sombras chino. Otra cosa que no debería pasarse por alto es el vestuario, una mezcla bastante equilibrada entre las túnicas kabuki y con un cierto aire al pintor Klimt. Y no puedo acabar sin mencionar la gran actuación de Gary Oldman.
Enlaces a esta entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...