Debo ser muy blandita, pero no me importa. Soy de las que lloran con un libro, con una canción, con una carta…
He llorado al final de películas, cuando he recibido una mala noticia (o una muy buena).
Me emociono cuando recibo una postal o una carta (excepto las del banco, que esas sólo traen gastos).
A veces en la calle, lloro cuando Segrael (mi iPod ) me juega una mala pasada y se alía contra mí, y hace sonar una canción que me recuerda a algo o a alguien.
Me he mojado los pies y he llorado sintiendo la lluvia sobre mí.
He llorado de rabia, y de impotencia…
Y a veces, simplemente no he podido llorar.
Y no me importa llorar…A veces hacen que me sienta tan viva…

Comments (2)

On 8 de diciembre de 2010, 21:30 , Chelucana dijo...

¡Jolines, como mi peque! Cada noche, cuando la vence el cansancio, necesita una razón para llorar, un recuerdo triste, una pérdida, una realidad injusta,... Ella se desahoga, la consolamos y ¡tan agusto!

Y a mí me hace llorar 'Desperado', sobre todo si la escucho al final de un concierto de Los Eagles ;-P

Gracias por estan pinceladas de íntima emoción

Besos

 
On 8 de diciembre de 2010, 21:47 , Nieves dijo...

Me uno al club: yo también soy blandifuerte, a veces lloro con una peli tonta (catársis Hollywoodiense) pero me hago fuerte ante lo realmente duro ( o eso espero!!).
Muy tierna reflexión!
Te lo copio para mi facebook.

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...